Los bulos y errores más habituales que deberías desterrar de los alimentos

Los bulos y errores más habituales que deberías desterrar de los alimentos

Son muchos los bulos que salen a la luz sobre ciertos alimentos y seguro que más de una vez has escuchado decir a alguien ‘’con los alimentos no te la juegues’’. Por ello no deberíamos tomarlo como algo que no tiene importancia, por eso os traemos este post para desterrar los errores y bulos más frecuentes sobre los alimentos.

Poner la leche en la puerta de la nevera, dejar atemperar los alimentos en la encimara o lavar los huevos son algunos de ellos, especialmente, porque comprometen a tu salud. Por eso es importante saber que errores hacemos y cómo perjudican a nuestra salud y organismo.

Es mucha la información que circula sobre los alimentos y su relación con la seguridad que tiene que ver con nuestro organismo, así como las dudas que rondan sobre esto, que no son pocas. Así que no hay nada mejor que saber y tener claras algunas cuestiones sobre lo que se compra, cómo se preserva, cocina y pone en el plato, así como algunas pautas para enviar ciertos errores sobre los alimentos.

Habitualmente los errores que se comenten son por pura desinformación, de ahí a que eso genere bulos y mitos sobre la seguridad de los alimentos que muchas veces no tienen ni pies ni cabeza. Para resolver estos errores es importante que nos cuestionemos ciertas preguntas al respecto.

En primer lugar, ¿cuál son los principales peligros que afectan a lo que comemos? Pues bien, sin ninguna duda los predigáis microbiológicos como los virus, bacterias y hongos, estos pueden ocasionar toxoinfecciones alimentarias. Por eso, en cambio de fijarnos en bulos que no tienen sentido como que las cápsulas de café producen cáncer, deberíamos centrarnos en este tipo de peligro y seguir buenas prácticas higiénicas, que muchas veces se dejan de lado, que nos ayudan a prevenir este tipo de infecciones.

Para prevenir estas posibles enfermedades alimentarias debemos seleccionar bien el punto de venta, transportar de forma correcta los alimentos hasta el hogar, mantener una limpieza correcta y adecuada del frigorífico y congelador, y evitar toda contaminación cruzada posible.

En segundo lugar, ¿qué mitos deberíamos dejar de creer? Algunas de las falsedades que circulan son las de la presencia de antibióticos y hormonas en la carne y leche, la peligrosidad de los aditivos o los riesgos de comer transgénicos. Por eso antes de creer en estos mitos debemos estar bien y correctamente informados.

De esta forma es importante saber que la UE prohibió el uso de hormonas y sustancia en 1981, también el uso de antibióticos está regulado con el fin de tratar infecciones y que no lleguen a la carne o leche que se consume. Sobre esto último mencionado y el ‘’pero’’ que le acompaña es que a veces se hace un incorrecto uso que hace que surjan bacterias resistentes. En cuanto a los transgénicos, la normativa sobre estos es muy estricta de tal forma que para comercializarse tienen que someterse a un proceso que confirme su seguridad.

En tercer lugar nos preguntamos si el uso de aditivos es necesario. Bien, en la Unión Europea los aditivos no se usan libremente, esto quiere decir, que todos los que se utilizan en la industria alimentara están evaluados por la máxima autoridad científica europea, conocida como EFSA. Esta autoridad establece una dosis seguras que alejan cualquier tipo de problema para la salud, con lo que se garantiza un empleo de los aditivos de forma controlada y segura.

Habitualmente los aditivos se utilizan para conservar los alimentos, ya que consiguen retrasar o evitar el crecimiento de los microorganismos, y estabilizan la estructura del producto. También se hace uso de ellos para aportar unas cartas características que hacen que el producto sea mejor y, por lo tanto, tenga una mejor aceptación por parte del consumidor.

En cuarto y último lugar, nos preguntamos ¿cuáles son los errores más habituales que cometemos cuando cocinamos? Existen una serie de errores muy básicos que caemos en ellos por su sencillez precisamente, alguno de ellos es hacer un correcto y continuo lavado de manos, la limpieza correcta de superficies y utensilios que hace que una mala ejecución produzca una contaminación cruzada, o dejar atemperar los alimentos durante horas en la encimara de la cocina.

También es habitual caer en el error de no cocinar lo suficiente algunos alimentos como huevos, carnes picadas o pescado, lo que puede suponer un enorme riesgo para nuestra salud, ya que no alcanzan la temperatura necesaria para destruir los microorganismos patógenos.

Las posibilidades de cocinar en nuestro restaurante son infinitas, y gracias al mejor Buffet Libre en Afafar podrás disfrutar de las combinaciones que tú y tus amigos y familiares deseéis, ¡seguro que encuentras el plato o platos perfectos para ti!.

Además, en Asador City Wok Alfafar (Valencia) podrás disfrutar de una gran diversidad de alimentos tantas veces como quieras pagando una única vez, haciendo la experiencia de comer o cenar con grupos numerosos de familias o amigos todavía más divertida.

Podrás encontrar el mejor restaurante wok Buffet Libre en Alfafar en calle Pérez Llácer 4,junto al centro comercial MN4. No dudes en seguirnos en nuestros perfiles oficiales en Facebook e Instagram. ¡Te esperamos!